Somos parte de la naturaleza, no sus dueños!

Fundación La Tortuga (FLT) realizó en los meses de mayo y junio,  jornadas de formación ambiental que se llevaron a cabo en institutos educativos de la zona y en la Isla La Tortuga, con el objetivo de sensibilizar y crear un cambio de conducta en los individuos, y que estos se conviertan en multiplicadores del mensaje conservacionista

El hombre, en su inquietud por mejorar su estilo de vida, ha desarrollado tecnologías y obras que han permitido satisfacer sus necesidades, pero ha dejado de lado las consecuencias que estos grandes cambios generarán a largo plazo, consecuencias que les tocará vivir a las generaciones futuras.

El calentamiento global y todos los cambios climáticos que se han podido presenciar en las últimas décadas son algunos de los resultados de esas actividades que prometen optimizar las comodidades del ser humano pero que comprometen lo que durante años ha sido el refugio de él mismo: el ambiente.

En esa búsqueda de sensibilización, Fundación La Tortuga (FLT) desarrolló en los meses de mayo y junio, diferentes jornadas de formación ambiental que se llevaron a cabo en institutos educativos y en la Isla La Tortuga, con el objetivo de crear conciencia en los individuos y que estos se conviertan en multiplicadores del mensaje.

La Facultad de Arquitectura de la Universidad De Oriente (UDO), núcleo Anzoátegui, fue la primera en formar parte de la actividad pedagógica, iniciada en el mes de mayo. Gaizkale Garay, Coordinadora de Educación de FLT, se encargó de dictar una charla a los alumnos, en la que el tópico a tratar fue el ambiente. Durante la exposición se conjugaron concienciación y soluciones, y se expuso la importancia del cuidado de la naturaleza en el  desarrollo sustentable del mundo, y particularmente de nuestro país.

Posteriormente, a principios del mes de junio,  los asiduos pescadores de la Isla La Tortuga recibieron una pequeña charla que culminó con una jornada de limpieza realizada en ese archipiélago oriental. La idea fue fomentar la cooperación para que todos logren disfrutar de las bellezas que regala esta dependencia federal en la que además abundan espectaculares especies. Dicha actividad se repitió  pocos días después con  algunos turistas de la isla, quienes tras escuchar la exposición unieron voluntades para extraer desechos de la playa. El objetivo de estas dos jornadas fue sensibilizar mediante la charla y además acercar a las personas al entorno afectado, para que así comprendieran el valor  que tiene la naturaleza, y particularmente la isla La Tortuga.

Para el cierre

Para finalizar con la jornada educativa, Fundación La Tortuga (FLT) atendió la invitación de los alumnos del Instituto Universitario Pedagógico Monseñor Arias Blanco, de Puerto La Cruz, quienes convocaron a docentes, padres, representantes y personal obrero de dicho plantel a ser partícipes de la exposición conservacionista. Esta última charla, dictada en la Unidad Educativa Tomás Alfaro Calatrava de Lechería, se enfocó en cómo la biodiversidad del mundo ha sido impactada gracias a las actividades del hombre, logrando influir gravemente en todos los que hacen vida en el planeta y en los recursos naturales importantes para el desarrollo de cada una de las especies.

Es importante señalar que el tener un futuro próspero y seguro depende de las personas, únicas especies pensantes en el planeta, por lo que un cambio positivo en la relación de los individuos con su entorno supone el mejoramiento de nuestro planeta y la prolongación de la existencia de los que hacen vida en La Tierra, incluyendo a los humanos.

Adopta una Tortuga

Galería de Imágenes

Galería de Vídeos

Tutoriales

Noticias Ambientales

Aliados

Visítenos en:

facebooktwittergoogle pluspicasainstagram