Somos parte de la naturaleza, no sus dueños!

 

Fundación La Tortuga llevó a cabo dos actividades ecológicas con motivo del Día Mundial de La Tierra 2016, cumpliendo así con uno de sus objetivos fundamentales: proteger y conservar a la naturaleza a través de la educación ambiental.

El pasado fin de semana (16 y 17 de abril), se dictó un Taller Básico de Avistamiento de Aves con el profesor de la Universidad de Oriente, MSc. Gedio Marín, quien con una amplia experiencia y conocimientos guio a los presentes por el interesantísimo mundo de las aves marinas.

La presencia de aves en un ecosistema indica su salud ambiental, además son polinizadoras, dispersoras de semillas, posibilitan intercambio genético, sirven de alimento a otras aves o animales, evitan la proliferación de enfermedades por la descomposición de cadáveres de otros animales y que son consumidos por ellas como los carroñeros, además de controlar plagas.

Una clase teórica mostró la gran cantidad de especies que hacen vida en nuestros cuerpos de agua urbanos. Un dato de inmensa importancia fue el de que Puerto La Cruz y Cumaná son los únicos lugares en el mundo con poblaciones urbanas de Flamingos, espectaculares aves consideradas "especie paraguas" ya que su presencia es garantía para la sobrevivencia de otras especies.

Un acercamiento a la Laguna del Maguey mostró la gran diversidad de avifauna que hacen vida en ese cuerpo de agua: ya sean residentes o migratorias, pasan de 20 las especies que se pudieron observar.

La observación de aves es, desde el punto de vista turístico, un generador de oportunidades ya que se cuentan por millares, las personas que practican esta modalidad de acercamiento con lo natural en el mundo entero.

Por otro lado, el miércoles 20, se dio cita en la sede de la fundación, un encuentro con el biólogo marino, MSc. Juan Pedro Ruiz y su charla sobre la presencia de una especie de coral blando invasor.

Es sumamente preocupante que siendo esta una especie perteneciente al Pacífico, haya sido sembrada en la costa anzoatiguense con el fin de alimentar acuarios. Un error prácticamente irreparable para los corales residentes de Mochima, los cuales se están muriendo por la voracidad de esta especie invasora, la cual, al no tener depredadores naturales en el parque nacional, ha logrado cubrir casi toda la bahía de Conoma. Cuando se habla del impacto negativo de las actividades humanas en la naturaleza, la presencia de este coral es el mejor ejemplo.

La información otorgada por los especialistas da muestra de la importancia que tenemos todos los habitantes de este planeta de respetar la vida natural. La pérdida del hábitat, el urbanismo desmedido, la ambición de la riqueza y la falta de sensibilidad han llevado al planeta a enfermarse gravemente. Muchos lo dudan y no creen que el vasto mar que sus ojos logran ver, se encuentre en mal estado pero para quienes viven sus vidas alrededor de los parajes naturales, el camino hacia la pérdida de diversidad biológica cada vez es más ancho.

El mejor regalo a La Tierra será el que cada uno de nosotros, desde su propio espacio, respete el derecho que tiene ella de seguir dominando la vida...porque somos parte de la naturaleza, no sus dueños!

Para ver más imagenes de la actividad, pulsa aquí

Adopta una Tortuga

Galería de Imágenes

Galería de Vídeos

Tutoriales

Noticias Ambientales

Aliados

Visítenos en:

facebooktwittergoogle pluspicasainstagram