Somos parte de la naturaleza, no sus dueños!

Como parte del proyecto Caracterización Biológica y Oceanográfica de la Dependencia Federal Isla La Tortuga que ejecuta Fundación La Tortuga, se realizó a finales de junio una nueva expedición científica para el monitoreo, seguimiento y recopilación de datos ambientales que permitirán diseñar el correcto manejo de los recursos naturales de la segunda isla más grande del país.

El proyecto incluye determinaciones sobre avifauna, tortugas marinas, vegetación, corales, fitoplancton, aguas, cetáceos, algas y esponjas marinas. El profesor Gedio Marín, especialista en aves de la Universidad de Oriente (UDO) Núcleo Sucre, luego de una revisión bibliográfica exhaustiva de las aves reportadas en las islas de Venezuela, determinó que se tienen cerca de una docena de aves que no habían sido registradas en La Tortuga, resaltando un gavilán y un halcón, siete especies de aves playeras y una reinita migratoria.

Durante el último viaje se inventariaron ocho especies de aves marinas que anidan en la isla La Tortuga y sus cayos, cuatro de ellas son especies de gaviotas que por primera vez se señalan anidando en la isla. Asimismo, se registró otra especie que constituye el primer registro de nidificación en una isla venezolana y el tercero para Venezuela.

Marín afirmó que la presencia de colonias de anidación de aves marinas (varias con problemas de densidad poblacional a nivel del Caribe), la posesión de subespecies endémicas y el ser sitio de pernocta de aves migratorias que vienen de Nortemérica, perfilan a la isla La Tortuga como un ABRAE (Área Bajo Régimen de Administración Especial) bajo la figura de santuario de aves.

Las investigaciones de vegetación a cargo del profesor José Véliz, UDO, Núcleo Sucre, dieron continuidad al estudio de la diversidad florística en La Tortuga. Para llevar acabo estas actividades se colectaron ejemplares vegetales que serán identificados en en laboratorio. Se inició un estudio asociado a una especie de Cactácea abundante en la zona y se continuó con el reconocimiento y caracterización de la vegetación de la isla. Para esto se realizaron análisis de vegetación que consisten en censar todas las plantas presentes en un área seleccionada, permitiendo calcular parámetros como la densidad, frecuencia de una determinada especie y la dominancia de ciertas especies.

En Punta Garambeo se caracterizó la colonización de las especies vegetales en las zonas intervenidas y deforestadas hace aproximadamente dos años para realizar un desarrollo turístico de grandes dimensiones, que fue paralizado. Se hizo un registro fotográfico detallado para caraterizar la estrecha relación que hay entre la fauna y la vegetación de la región insular y cómo las especies animales aprovechan los recursos que les ofrecen algunas plantas durante todo el año bajo condiciones de extrema sequía. Véliz acotó que este hecho confirma el éxito de varias especies vegetales que aportan recursos en situaciones adversas.

Por su parte, el especialista en tortugas marinas Pedro Vernet, de GTTM (Grupo de Trabajo de Tortugas Marinas de Venezuela) Nueva Esparta, continuó con la evaluación general de la condición en que se encuentran las poblaciones de tortugas en áreas de anidación y alimentación, teniendo en cuenta la calidad del hábitat y las presiones antrópicas que tanto afectan a los quelonios.

Debido a la sucesión de sus playas, la isla La Tortuga es una importante zona de anidación para cuatro especies de tortugas marinas como: la tortuga cardón (Dermochelys coriacea), el carey (Eretmochelys imbricata), la tortuga verde (Chelonia mydas) y el caguamo (Caretta caretta). Varias de las playas recorridas que, durante este año, han registrado mayor número de anidación son Playa Zancudo, Punta Ranchos, Playa Caldera y Punta Ranchos oeste.

Hasta ahora la mayoría de los nidos han sido encontrados en condiciones normales. No obstante, se tienen registros recientes de varios saqueos a nidos de tortugas y de sacrificios de tortugas adultas para el comercio de su carne, caparazón y otros productos, en su mayoría de la especie carey. Casi la mitad de estos casos han sido reconocidos en Playa Caldera.

El manejo de visitantes a la isla La Tortuga debe ser rigurosamente planificado y controlado para que no ocurra el deterioro de rasgos biológicos y ecológicos del reservorio natural. Por ello, debemos estudiar y proteger  las especies que habitan en ella, implementando planes de repoblación que mejoren y recuperen este importante hábitat marino-insular.

Integrantes de la expedición: MsC. Gedio Marín, ecología y avifauna; MsC. José Véliz, botánica; Biólogo Juan Pedro Ruíz, dirección científica; Lic. Pedro Vernet, tortugas marinas; Lic. Ángela Árias, tortugas marinas; Lic. Rosanna Valerio, algas marinas; Alberto Boscari, capitán; José Voglar, fotógrafo; Régulo Briceño, productor y camarógrafo. Asistentes: Yalicia Carvajal, Víctor Franco, James García y Alonso Paracare.

Adopta una Tortuga

Galería de Imágenes

Galería de Vídeos

Tutoriales

Noticias Ambientales

Aliados

Visítenos en:

facebooktwittergoogle pluspicasainstagram