Somos parte de la naturaleza, no sus dueños!

Observar aves es sólo parte del disfrute que los bioturistas realizan en sus actividades diarias. Estudiarlas, se convierte en un gran aporte al conocimiento de nuestra biodiversidad. De las 9.799 especies de aves conocidas en el planeta, más del 33% se encuentran en América del Sur y de este porcentaje, Venezuela posee el 44%. Esto nos ubica como el sexto país de mayor diversidad de aves en el ámbito global.

A pesar de que la avifauna de Venezuela es una de las más ricas y reconocidas en Sudamérica, en el área insular la mayoría de las investigaciones se remontan a las décadas de los cuarenta, cincuenta y sesenta. Desde 1945 no existe una actualización de la avifauna de la isla La Tortuga, a pesar de ser la segunda isla más grande en extensión de las dependencias federales venezolanas. El resto de los estudios posteriores han sido puntuales y circunscritos al archipiélago Los Roques.

Como parte del proyecto que desarrolla la Fundación La Tortuga, el profesor Gedio Marín (Universidad de Oriente) dirige al grupo de investigadores que realiza el estudio de actualización del estatus real de la avifauna de la isla y los inventarios de los dos ecosistemas básicos: la franja litoral y el matorral acantoxeromorfo. De esta forma, contribuyen a su inminente conservación como Área Bajo Régimen de Administración Especial (ABRAE) no sólo por las razas endémicas de aves que alberga, sino también por ser sitio de parada de especies migratorias de otras latitudes.

Como resultado de estos estudios se señalan once especies nuevas para la isla La Tortuga. Hasta el momento, se han identificado 37 especies de aves pertenecientes a 19 familias, algunas migratorias neárticas, migratorias locales, migratorias intratropical y residentes. Algunas de estas especies, como el alcatraz que nidifica en un período diferente a los de las poblaciones continentales, están protegidos por organismos internacionales. Los playeros de orden Charadriiformes, de las cuales se identificaron 11 especies en la isla (6 son nuevos registros) están protegidos por la Red Hemisférica de Aves Playeras, de la cual Venezuela es signataria.

La observación de aves como actividad turística en desarrollo, necesita de áreas naturales protegidas que permitan garantizar una buena calidad ambiental. Las mejores horas para la observación de aves son las primeras de la mañana y las últimas de la tarde, momentos en que las aves buscan alimento o sitios para dormir. Una forma de observarlas es encontrar un lugar solitario donde puedas sentarte y confundirte entre la vegetación. Así podrás esperar un tiempo y verás como van apareciendo ante ti un sinnúmero de aves. 

Disfrutar de las áreas silvestres que constituyen el hábitat de las diferentes especies de aves, es un atractivo de gran importancia en Venezuela, gracias a la extraordinaria diversidad de escenarios naturales que posee el país. En el caso de la isla La Tortuga es lamentable señalar que está siendo impactado por actividades antrópicas, reveladas en deforestaciones y acumulación de desechos en sus playas. El cuidado de éstas áreas es clave para la conservación de aquellas poblaciones de aves que realizan migraciones estacionales y las poblaciones de aves endémicas. El trabajo para la conservación de la isla La Tortuga es una tarea que sigue un proceso lento y que requiere de continuidad.

Fotografía: José Voglar

Prensa Fundación La Tortuga – Alejandra Villegas

Adopta una Tortuga

Galería de Imágenes

Galería de Vídeos

Tutoriales

Noticias Ambientales

Aliados

Visítenos en:

facebooktwittergoogle pluspicasainstagram