Somos parte de la naturaleza, no sus dueños!

A través de una rueda de prensa, Fundación La Tortuga dio a conocer su plan de adopción de tortugas marinas en el que se busca proteger a estas especies marinas a través de su apadrinamiento. El proyecto se desarrollará en conjunto con el Grupo de Trabajo en Tortugas Marinas de Nueva Esparta (GTTM-NE) y  busca integrar a niños, jóvenes y adultos en eventos interactivos con la finalidad de financiar actividades de conservación.

Para quien se ha dejado cautivar por el desove de una tortuga marina le es quizás más fácil entender la importancia de cuidar la naturaleza y los animales que en ella habitan. Puede ser un proceso de largas horas desde que esta especie marina llega a la arena y adecúa lo que servirá de albergue para sus huevos, pero resulta placentero y sorprendente presenciar este evento que invita a los que lo observan a ser más precavidos con el ambiente y con la amplia biodiversidad presente. Este fue uno de los motores que impulsó a Fundación La Tortuga (FLT) a constituir el programa “Adopta una Tortuga”,  proyecto que busca promover la protección de los quelonios que están en alto riesgo de desaparecer.

A través de una rueda de prensa, realizada en la sede de  FLT,  Alberto Boscari (presidente), Pedro Vernet (experto en tortugas) y José Vóglar (biólogo) hicieron el lanzamiento oficial de este proyecto que va dirigido a preservar las diversas especies de tortugas marinas a través de su apadrinamiento. El plan, que se desarrollará en conjunto con el Grupo de Trabajo en Tortugas Marinas de Nueva Esparta (GTTM-NE),  busca integrar a niños, jóvenes y adultos en eventos interactivos con la finalidad de financiar actividades de conservación de estos reptiles que han sobrevivido por más de 110 millones de años.

“La idea es afianzar el trabajo que se ha venido realizando desde que se creó la fundación. Nuestra inspiración fue este espécimen, pero lamentablemente el contacto que se tiene con él es muy breve, por eso buscamos formas viables de conocer su estilo de vida, para que así nuestra labor sea mucho más efectiva”, explicó Boscari.

“Adopta una Tortuga” tiene como finalidad acercarse a las poblaciones marinas presentes en el país. De acuerdo con los estudios, cinco de los siete tipos de tortugas existentes en el planeta habitan en el territorio venezolano, “por lo que podemos considerarnos privilegiados”. La adopción simbólica de este animal acuático brinda la oportunidad de integrarse en campamentos tortugueros, labores de vigilia nocturna y liberación de tortuguillos, así como en otras actividades de evaluación, monitoreo, charlas y eventos ambientales.

Existen tres planes para integrase a la red de Padrinos Adoptivos y de Adopciones Corporativas, con el aporte se invertirá en programas de rescate y conservación, investigación y talleres. Además, las empresas pueden cumplir con los aportes establecidos en la Ley Orgánica de Ciencia, Tecnología e Innovación  (LOCTI), ya que el programa está atado a proyectos avalados por el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Industrias Intermedias.

“Esperamos contar con el apoyo de muchos, pues este es un problema que a la larga nos afecta a todos. Ojalá así como esta generación ha podido observar a estos ejemplares, las generaciones futuras pueden hacerlo, y el programa le apuesta a eso,  a evitar que siga desapareciendo esta y otras especies”.

El programa conservacionista está divido en varias fases que se irán desarrollando en diversas partes de Venezuela. La idea principal es abarcar primero el estado Anzoátegui, algunos puntos de Sucre y de Nueva Esparta, estados en los que las tortugas tienden a desovar.

Adopta una Tortuga

Galería de Imágenes

Galería de Vídeos

Tutoriales

Noticias Ambientales

Aliados

Visítenos en:

facebooktwittergoogle pluspicasainstagram