Somos parte de la naturaleza, no sus dueños!

El Pterois volitans, originario de los océanos Índico y Pacífico, se ha reproducido a gran velocidad en el Mar Caribe, y ha sido observado en 31 localidades del territorio nacional.  Falcón, Carabobo, Vargas, Miranda, Los Roques, Las Aves, Anzoátegui y Sucre ya han recibido la visita del peligroso depredador que podría alterar la economía y el turismo del país.

El pez león no sólo se asemeja al “rey de la selva” en su nombre o en su particular cresta, también en el título de soberano, en este caso del océano Atlántico, que obtuvo gracias a su condición de peligroso depredador. Con un hermoso cuerpo pincelado de rayas multicolores y un tamaño poco proporcional al alcance de su veneno y voracidad, el Pterois volitans ha llamado la atención de investigadores, biólogos y hasta cocineros, desde que invadió territorio venezolano.

El pez escorpión, como también se le conoce, es una especie que proviene de los océanos Índico oriental y Pacífico. Se manejan varias hipótesis sobre su aparición en el Atlántico que se relacionan con el escape de seis ejemplares de un acuario de Florida, en Estados Unidos, y con las descargas de aguas de lastre, técnica de navegación marítima que procura la estabilidad de un buque, y que si no es manejada adecuadamente, puede transferir variadas larvas de especies marinas de un continente a otro.

Desde el año 1992, este pez ha sido observado en diversas zonas costeras de países como Cuba, Panamá, Puerto Rico, República Dominicana, Jamaica, México, Haití, Colombia, Aruba, Curazao y más recientemente en Venezuela, lo que ha desatado una alerta, ya que además de que puede causar alteraciones en la actividad y en la economía pesquera y turística, es un animal altamente tóxico para la raza humana.

El pasado 19 de septiembre, un grupo de biólogos lograron capturar e identificar el primer ejemplar en aguas del Parque Nacional Mochima, específicamente a seis metros de profundidad del parche arrecifal del Islote Morro Pelota, frente a la concurrida playa Puinare, representando la extensión más al este del Caribe Sur en donde se ha visualizado esta especie.

De acuerdo con los datos suministrados por Ana Teresa Herrera Reveles y María Fernanda González, del Instituto Oceanográfico de Venezuela,  y  José Gregorio Núñez, Alan Martínez y Luis Alejandro Ariza, de la Universidad De Oriente (Sucre), el pez león fue apresado durante el desarrollo de un proyecto científico liderado por los profesores Baumar Marín y María Josefina Hernández; es aparentemente juvenil, cuenta con una longitud total de 7,5 cm, altura corporal de 2 cm, proyecciones de la aleta dorsal de 2 cm y 10,5 cm de las aletas pélvicas. Se encuentra preservado en el Laboratorio de Ictioplancton del Instituto Oceanográfico de Venezuela.

Multiplicación

En un trabajo publicado en el periódico digital Analítica.com, Oscar M. Lasso-Alcalá, de  Fundación La Salle de Ciencias Naturales, y Juan Posada, profesor de la Universidad Simón Bolívar, explicaron  que la rapidez de la expansión del pez león se debe principalmente a su reproducción. La hembra puede poner hasta 30 mil huevos tres veces cada mes, y estos al ser fecundados, son arrastrados y dispersados por las corrientes marinas.

Estos investigadores, ambos encargados de una campaña de alerta que pretende avisar a los venezolanos de la presencia del pez, recomiendan sobre explotar la especie. La ausencia de depredadores naturales en el océano Atlántico no sólo contribuye con la multiplicación del pez león, sino que también demuestra el peligro que representa trasladar especies de un ecosistema a otro.

El consumo de la carne del pez león no es tóxica, ya que el veneno se encuadra en las espinas que, una vez retiradas y además transcurrido un tiempo de una hora después de capturado, no existe ningún tipo de peligro. Recientemente, el reconocido chef Sumito Estévez se sumó al programa de alerta y explicará cómo preparar al fogón la carne blanca de este ejemplar.

Características

Además de nadar lentamente y en solitario, el Pterois volitans ha indicado tener un apetito voraz y mecanismos de adaptabilidad eficientes. Sus hábitats naturales son los arrecifes, también litorales rocosos, manglares, praderas de hierbas marinas, playas y estructuras artificiales como muelles, puertos, embarcaciones hundidas, etc. Tiende a refugiarse durante el día y cazar camarones y cangrejos durante la noche.

Uno de los aspectos que lo convierte en una terrible amenaza para los ecosistemas venezolanos, es que se trata de un pez sumamente voraz. Depreda principalmente juveniles de especies de importancia económica y de valor ecológico. Si llegara a eliminar peces herbívoros de un arrecife, la sobrepoblación de algas sería tan intensa que taparía a todos los corales y estos morirían. Bahamas, por ejemplo, anunció que la especie se comió cerca del 80% de los animales de su sistema arrecifal.

En Venezuela fue observado por primera vez a finales del año 2009, y para agosto de 2010 había sido observado en 31 localidades.  Falcón (Parque Nacional Morrocoy), Carabobo, Vargas, Miranda (farallón Centinela), Los Roques, archipiélago de Las Aves, Anzoátegui y Sucre (Parque Nacional Mochima) ya han recibido la visita del nuevo depredador del atlántico.

En caso de ataque

El pez león posee una serie de glándulas en las bases de las espinas de las aletas dorsal, anal y pélvica, que producen un veneno de cierta toxicidad. Al ser intoxicado el organismo humano debido a un pinchazo, se genera un dolor intenso e inflamación. También, pudieran presentarse síntomas como sudoración, desfallecimiento, diarrea, nauseas,  vómitos, caída de la presión sanguínea, dolor de cabeza, dificultad para respirar y calambres abdominales.

Los primeros auxilios consisten en desinfectar la herida, así como sumergir la parte afectada en agua lo más caliente posible durante la mayor cantidad de tiempo, ya que de esta forma el veneno, que es de origen proteico, se desnaturaliza y pierde su efecto con el calor. Seguidamente se debe acudir a un centro asistencial, para recibir atención especializada y darle seguimiento a la condición de salud del paciente.

Mariana Aguilarte Trías (Prensa-Fundación La Tortuga)

Adopta una Tortuga

Galería de Imágenes

Galería de Vídeos

Tutoriales

Noticias Ambientales

Aliados

Visítenos en:

facebooktwittergoogle pluspicasainstagram