Somos parte de la naturaleza, no sus dueños!

En esta tercera y última entrega, luego de las excelentes exposiciones que sobre el trabajo de investigación realizado por Fundación La Tortuga durante más de 4 años en la isla, el escenario del Simposio “Isla La Tortuga, Biodiversidad en Riesgo”, desarrollado  durante el IX Congreso Venezolano de Ecología 2011, culminó con una mesa de discusión sobre diferentes tópicos relacionados con la necesidad de crear la figura de protección integral para esta Dependencia Federal.

Desechos Sólidos (Generados In Situ):

Hemos observado con preocupación la proliferación de sitios donde son depositados desechos sólidos de diversa naturaleza (basureros), que en muchas ocasiones son quemados, normalmente en horas cercanas a la puesta del sol. Por el tipo de elementos, presumimos que no se trata solamente de desechos generados por los pescadores temporales que hacen faena en el sector, ya que hemos visto componentes tales como cajas de cartón de las utilizadas para transportar pizza y botellas de vidrio de agua mineral importada, entre otros. Podemos asumir que se trata de un problema general de sensibilidad ambiental en la ciudadanía.

Sector Punta Delgada (noreste de la isla):

Esta situación de los basureros la habíamos observado en el sector de Punta Delgada, donde frecuentemente hemos conversado con los diversos pobladores y visitantes que vemos con frecuencia, indicándoles la imperiosa necesidad de sacar los desechos que están generando y exponiéndoles nuestra visión y negativa a colocar contenedores, ya que esto agravaría la problemática.

Sector Bahía de Carenero (sureste de la isla):

En el sector sureste se encuentra la Laguna de Carenero. En una lengua de arena se encuentra una ranchería temporal de pescadores, aquí el impacto visible es más leve ya que es un sector menos visitado, sin embargo, existe impacto.

Sector Cayo Herradura (noroeste de la isla):

En este Cayo existen varias rancherías de pescadores y es un sitio bastante frecuentado por turistas que llegan en embarcaciones, sobre todo los fines de semana y en épocas vacacionales. Se puede observar una proliferación desmesurada de basureros.

Desechos sólidos arrastrados por las corrientes y mareas:

Gran cantidad de desechos de todo tipo son arrastrados por las corrientes y mareas hasta las costas de la Isla La Tortuga. Esta situación no resulta ser particular de la isla, ya que es una problemática presente en la mayoría de las costas venezolanas. Se trata de un problema de educación y sensibilidad ambiental en el común de la ciudadanía. La mayoría de las quebradas en la zona continental están repletas de elementos contaminantes que finalmente llegan a nuestros mares.

Hemos observado que uno de los elementos que se ha incrementado dentro de la basura oceánica, es el envase de aceite para motores marinos de dos tiempos, representando un porcentaje considerable dentro del total de plásticos que llegan a las costas. Podríamos estimar que su presencia representa entre el 20 y el 30 por ciento dentro del total de los elementos plásticos contabilizados que llegan a las costas de La Tortuga. Analizando el aumento detectado de los envases de aceite para motores marinos de dos tiempos, presumimos que los mismos pudieran provenir de acciones realizadas en mayor cuantía por pescadores durante sus faenas, por lo que resulta imperioso establecer mecanismos que minimicen esta práctica que resulta muy contaminante, tanto por el material plástico como por los restos de aceite en el envase.

Especies en veda y de captura prohibida:

La mayoría de las playas de la Isla La Tortuga, Cayo Herradura y los Islotes Los Tortuguillos, son importantes zonas de desove para cuatro de las cinco especies de tortugas marinas presentes en aguas venezolanas, todas en peligro de extinción. Restos encontrados en diversas locaciones, evidencian que son objeto de caza furtiva por personas inescrupulosas y al margen de la Ley. Se evidencia igualmente la captura del caracol denominado comúnmente Botuto, ya que se pueden observar en diversas locaciones los caparazones frescos con la rotura característica.

Podríamos suponer que igualmente se violentan las Leyes de veda con respecto a la langosta espinosa, aunque no podemos aseverar que esto suceda.

Introducción de especies exóticas:

Hemos observado con preocupación la introducción de especies exóticas, caso particular, la siembra de palmeras y cocoteros tanto en Playa Caldera como en Cayo Herradura, sin ningún impedimento por parte de la Autoridad presente, estimamos que es por la falta de información sobre la gravedad de estas acciones. Especies ya introducidas, tales como los gatos que hoy se han convertido en salvajes y que su erradicación resulta casi imposible, al igual que perros, ratas y los chivos que se estima fueron introducidos en época colonial, resultan una amenaza para los ecosistemas naturales de la isla, por lo que la vigilancia y control en este sentido debe ser drástica y contundente.

Se observa que algunas especies, tal como el caso de las iguanas que siempre fueron frecuentes en varios sectores de la isla, hoy en día solo se observa muy eventualmente algún ejemplar en la zona sureste de la isla, lo que podría indicar que se encuentra amenazada.

Algunas especies animales que se han introducido como mascotas, tales como los perros y gatos, resultan una grave amenaza para las especies presentes en la isla. La avifauna, resulta ser vulnerable ante estas especies ajenas al ecosistema. La Isla la Tortuga resulta ser un importante refugio de avifauna, tanto para aves migratorias como para varias especies endémicas, muchas de ellas protegidas por leyes nacionales y tratados internacionales. Similar peligro representan para las anidaciones de tortugas marinas, creando un impacto antrópico adicional a su ya amenazada existencia, lo que evidentemente perturba el proceso natural de procreación de cuatro de las cinco especies de quelonios presentes en aguas venezolanas.

Tala de mangles:

Hemos igualmente detectado en algunos bosques de manglar árboles que han sido talados, sobre todo al sur de la isla. Aunque no hemos observado la realización de esta actividad, hemos podido evidenciar cortes bastante recientes que indican una práctica común.

Figura de Protección Integral:

En el documento presentado a la Comisión Permanente de Ambiente, Recursos Naturales y Ordenación Territorial (2008) llamado “Propuesta de creación de la figura innominada “área natural de preservación” a las dependencias federales: isla la tortuga, islas las tortuguillas, cayo herradura y los palanquines.”, se hace una descripción detallada de los ecosistemas que hacen vida en la isla, de las especies de fauna y flora que existen y de los ciclos delicados de reproducción y migración presentes.

Es importante destacar que en dicho documento se recomienda la no construcción de desarrollos turísticos que comprometan el frágil equilibrio ecológico que en esa área geográfica se encuentran ya que la concentración de 3.000 turistas con todas las actividades ofrecidas pondría en riesgo la preservación de muchas de las especies que ahí conviven. Hay una descripción detallada de textos jurídicos que afianzan la necesidad de la figura legal de protección para este reservorio de biodiversidad.

Fundación La Tortuga como organización defensora de los procesos naturales en nuestro ambiente marino y procuradora de información con validez científica, mantendrá la lucha para la consecución de la figura legal que convierta a la isla en “el único hotel y refugio 4 estrellas para la vida marina caribeña.”

El Simposio “Isla La Tortuga, Biodiversidad en Riesgo”, fue patrocinado por Comercializadora Limpiatodo C.A. y Gran Cacique Express.

Adopta una Tortuga

Galería de Imágenes

Galería de Vídeos

Tutoriales

Noticias Ambientales

Aliados

Visítenos en:

facebooktwittergoogle pluspicasainstagram