Somos parte de la naturaleza, no sus dueños!

 

El Día Internacional  de la Biodiversidad fue celebrado en Fundación La Tortuga el pasado 22 de mayo en presencia de un invitado de honor: el reconocido economista ambiental, Lama y Sacerdote Maya de origen chileno, Alfredo SfeirYounis, quien en su charla titulada “El futuro de la humanidad depende de la biodiversidad” afirmó, entre muchas otras reflexiones, que nuestro país, Venezuela, “es un mosaico de climas y un mosaico de diversidades”.

Además de la charla con el maestro fundador y Presidente de la Organización Internacional Instituto Zambuling para la Transformación Humana (ZIHT), la conmemoración de esta importante fecha del calendario mundial ambiental contó con las expo-ventas  “Mi pequeño mundo verde”, realizada por María Alejandra González,y “Jungla de cristal”, de Juan Cristóbal Espinoza, así como con el monólogo “La vida es linda”, de Celideth Borges.

Un nutrido grupo de personas se congregó en la nueva sede de Fundación La Tortuga, muchas de las cuales se quedaron asombradas con las obras de Juan Espinoza, tales como bowls hechos con botellas de vidrio recicladas a partir de diferentes técnicas que el artista ha aprendido en Venezuela y en el exterior durante su trayectoria de más de 15 años en el oficio de tallar piezas de vidrio. Por su parte, “Mi pequeño mundo verde” era ese minúsculo rincón de plantas (jade, cactus y otra gran variedad de especies) hechas con el estilo del arte japonés Bonsai, con la peculiaridad de tener como macetas unos discos de acetato moldeados a base de calor y decorados con piedritas y materiales ecológicos.

La charla “El futuro de la humanidad depende de la biodiversidad” fue, quizá, el momento más esperado de la noche por muchos de sus seguidores allí presentes. El maestro Zambuling habló sobre el planeta y, por supuesto, sobre la biodiversidad, explicando que sin los animales ni los seres vivos que nos rodean los humanos no pudiéramos sobrevivir; que todos somos interdependientes y si los destruimos corremos el riesgo de volver a los tiempos de la prehistoria sin luz y con poco aire.

El líder economista también comentó sobre sus inicios en el mundo espiritual y aconsejó al público presente a seguir preservando nuestro ambiente y empezar a concientizar a los niños a que amen los bosques y los animales para que el día de mañana no perdamos esto por preferir la tecnología.

Cerró su intervención con una meditación para elevar el espíritu y las energías, en la cual los mantras “Soy amor, soy amor, soy amor” y “Venezuela en paz, Venezuela de paz, Venezuela por la paz” fueron repetidos por la mayoría. El lama dio sus bendiciones a todos los visitantes, regalando un momento de paz y de serenidad en el ambiente.

Teatro, artes plásticas, botánica, espiritualidad y la experiencia de casi 30 años de Alfredo SfeirYounisse hicieron presentes en Fundación La Tortuga para llamar la atención sobre la importancia de la biodiversidad en el mundo y en el futuro de la humanidad.

Redacción: Marian Carreyó y Giselle Echeverri

Adopta una Tortuga

Galería de Imágenes

Galería de Vídeos

Tutoriales

Noticias Ambientales

Aliados

Visítenos en:

facebooktwittergoogle pluspicasainstagram