Somos parte de la naturaleza, no sus dueños!

En el marco de la celebración del Día Mundial del Océano, Fundación La Tortuga (FLT) se reunió con pescadores que frecuentan Isla La Tortuga, para realizar una pequeña jornada de limpieza en este archipiélago ubicado en aguas del oriente venezolano y a 85 kilómetros del estado Anzoátegui.

La actividad, que se llevó a cabo en la lengua de arena de la Laguna de Carenero al sureste de la isla, estuvo integrada por Johnny Gutiérrez y su hijo, Andrés Serrano, Oswaldo Lugo y Ángel Narváez. Tras la faena diaria de pesca estos pescadores provenientes de Margarita y que encuentran en la isla una gran variedad de especies para comercializar, lograron llenar  22 bolsas repletas de desperdicios. Objetos de hierro, restos de nasas, telas, nylon, plástico y envases de aceite para motores fueron los desperdicios que, luego de ser recopilados, se  llevaron a tierra firme gracias al apoyo de una embarcación aliada a Fundación La Tortuga.

De acuerdo con lo observado por investigadores y técnicos de FLT, la mayoría de los manglares están colmados de bolsas plásticas. A lo largo de toda la costa del Archipiélago, se puede observar una gran cantidad de elementos desechados que son arrastrados por las corrientes y mareas hasta esta región insular. Envases de plástico y de vidrio, bolsas, botellas, cauchos y distintos elementos contaminantes se mezclan con el paisaje prístino de este reservorio natural, lo que crea una contaminación visual que opaca su belleza, e infiere abandono y desidia de parte de los pobladores continentales.

En la actualidad, la isla La Tortuga es uno de los destinos por excelencia durante los fines de semana, por lo que es importante recordar a pescadores y consumidores que varias de las especies marinas allí presentes necesitan cumplir con un tiempo prudente antes de ser capturadas para el consumo humano, ya que deben pasar por una etapa de reproducción para así garantizar su prolongación y existencia.

El caracol (Strombus gigas), denominado comúnmente botuto y las distintas especies de tortugas marinas, por ejemplo,  están en peligro de extinción por lo que su captura está prohibida, a nivel Internacional han sido declaradas como unas especies amenazadas por el comercio. La langosta (Panulirus argus), está protegida, y puede ser capturada solamente entre diciembre y abril, y siempre y cuando tengan más de 12 centímetros de cefalotórax y un kilogramo de peso, y en el caso de las hembras ovadas que pudieran capturarse accidentalmente, deben ser devueltas al mar.

Fundación La Tortuga invita a cuidar la flora y la fauna marina, particularmente la de la Isla La Tortuga por ser un archipiélago que resguarda una variedad de especies importantes para el desarrollo sustentable de la nación.

Adopta una Tortuga

Galería de Imágenes

Galería de Vídeos

Tutoriales

Noticias Ambientales

Aliados

Visítenos en:

facebooktwittergoogle pluspicasainstagram