Somos parte de la naturaleza, no sus dueños!

 

las tortugas marinas

¿POR QUÉ LA IMPORTANCIA DE SU PROTECCION Y CONSERVACION?

Cumplen, como todo ser vivo, un papel importante dentro del delicado ciclo de vida y equilibrio biológico.

Estos animales pueden necesitar décadas para alcanzar la madurez. Una vez obtenida, tienen el potencial de vivir y continuar reproduciéndose por muchos años más.

La elevada capacidad reproductiva de una sola hembra en una sola temporada y por más de veinte años, tiende a confundir a las personas, haciéndoles creer que esa asombrosa fecundidad les permite soportar altas tasas de mortalidad.

En realidad, muy pocos de estos huevos alcanzan la fase de adultos y es así como la sobrevivencia de adultos y juveniles en su última etapa es crucial para la condición de la poblaciones. Se ha establecido que de cada 1.000 tortuguillos liberados al mar sobreviven y llegan a la edad adulta uno o dos, es decir, el 0,2%.

Por esto, es muy probable que cualquier fuente de mortalidad significativa en adultos y juveniles represente una seria amenaza. La lenta tasa de maduración y largo tiempo generacional significa que las acciones de conservación deben mantenerse paciente y persistentemente por varias décadas o hasta centurias. La conservación de las tortugas marinas es compleja, difícil de predecir acertadamente y requiere de compromisos a largo plazo.

La declinación mayor de las poblaciones de tortugas marinas ocurrió en la década de los 50 a los 70 (aunque aún se mantiene), debido principalmente a:

a) Aumento indiscriminado de captura de hembras y sus huevos durante la anidación.

b) Utilización de la carne para consumo humano como sustituto de proteínas.

c) Sustitución de pieles de cocodrilos por la de las tortugas.

d) Utilización de su grasa para la “sopa de tortuga” o también considerada con propiedades medicinales.

e) Utilización de las conchas para fabricar objetos o artesanías y los caparazones como souvenir.

f) Captura incidental por arrastre con redes de barcos del tipo agalleras y palangreras, donde las tortugas se asfixian y sufren traumatismos letales.

g) Acumulación de desechos y contaminación en áreas de anidación y alimentación. Otros factores son la contaminación de los mares, vertido de aguas servidas; efectos de fenómenos naturales como las mareas rojas y el aporte de sedimentos de los ríos cuyas cuencas han perdido cobertura vegetal debido a la tala y la quema; enfermedades como el fibropapiloma.

h) Pérdida del hábitat por la urbanización, desarrollo de áreas costeras y extracción de arena de playa para la industria turística.

i) Tráfico de vehículos doble tracción en las playas de anidación.

j) Las propelas y anclas de los botes son causantes de daños a las praderas de fanerógamas marinas.

La lucha de la tortuga por la supervivencia empieza desde que sale del cascarón, pues debe viajar, por sus propios medios desde la playa hasta el mar. Los primeros años de vida son críticos, pues debe ponerse a salvo de los depredadores y además conseguir su propio alimento. El Atlántico y el Caribe están llenos de plantas acuáticas donde estas jóvenes tortugas encontrarán una amplia fuente de alimento y pocos depredadores naturales.

las tortugas marinas¿SE ENFERMAN?

Las tortugas marinas, al igual que los vertebrados terrestres, son susceptibles de padecer múltiples patologías, algunas ocurren de manera natural y muchas de ellas desconocidas hasta épocas recientes por parte de los veterinarios y especialistas. La calidad del hábitat en el que viven las tortugas marinas también las predispone al padecimiento de diversas patologías.

FIBROPAPILOMA: Es una enfermedad que provoca alteraciones proliferativas a nivel cutáneo y se caracteriza por la aparición de múltiples tumores cutáneos de naturaleza fibroepitelial en cuello, conjuntiva ocular, extremidades, cola, regiones inguinales, caparazón y plastrón (Jacobsen, 1989). Las tortugas afectadas se suelan mostrar débiles y anémicas. La afectación ocular suele conllevar ceguera. También se han descrito fibromas en órganos internos como pulmón, hígado, riñón y tracto gastrointestinal, originando alteraciones en la flotabilidad, necrosis por presión de parénquima hepático, fallo renal y obstrucción intestinal respectivamente (Herbst, 1994; Orós, 1998).

Actualmente no existe tratamiento para las tortugas marinas afectadas hasta que el agente etiológico (el cual se cree pudiera ser herpesvirus), sea aislado y purificado y se pudieran instaurar tratamientos y medidas preventivas efectivas. Por ahora, la única solución consistente es la extirpación quirúrgica de aquellos tumores que interfieren con el desarrollo normal del animal. Se deben extirpar aquellos tumores sobre los ojos y la boca con el fin de posibilitar su visión y acceso al alimento.

También es preocupante el posible efecto que pudiera causar en los humanos el consumo de carne proveniente de tortugas enfermas.

Galería de Imágenes

Galería de Vídeos

Tutoriales

Visítenos en:

facebooktwittergoogle pluspicasainstagram